Seleccionar página

Cerrajeros Urgentes
Las persianas son uno de los objetos más comunes y difundidos en cuanto a decoración de ambientes y ventanas. La variedad de materiales, diseños y colores en los cuales se encuentran disponibles, sin mencionar su relativamente bajo costo, las hacen el complemento perfecto de muchas de las ventanas de nuestros hogares.
Además, aunque su fin pareciese netamente estético, brindan ciertas funciones necesarias en el hogar, dependiendo del material del cual estén hechas. Por ejemplo, protegen de los rayos solares, el viento o incluso la lluvia, contribuyen con un ambiente más fresco y menos encerrado, pueden brindar privacidad o una buena vista dependiendo de la posición de sus paletas y por último, son ajustables y fáciles de mantener.
Por todas estas bondades que ofrecen las persianas, de seguro debes tener algunas instaladas en tus ventanas. Pero, ¿qué sucede cuando tenemos que desmontar nuestras persianas para limpiarlas, hacerles mantenimiento o incluso reparar algún atasco? Este es un procedimiento que para algunos puede resultar un verdadero dolor de cabeza. Por eso te traemos estos sencillos consejos que harán de esta tarea un procedimiento fácil, económico y rápido.
Familiarízate con los componentes
Sea del material o del diseño que sea, las persianas siempre tienen los mismos componentes básicos que, para nuestro alivio, son muy pocos. Primero está el eje de la persiana, que es el que va dentro del cajón que se fija a la pared o a la parte superior de la ventana. La función del eje es sostener los tirantes de la persiana junto con la polea donde se enrollan los tirantes. Luego están los tirantes de la persiana que permiten subirla o bajarla de lugar. Estos tirantes se enrollan en el carretel que puede tener distintos topes para graduar la posición fija de la persiana.
Todo el sistema antes mencionado se encuentra en un cajón, a lo que comúnmente se le llama galería.
Pide ayuda a un familiar
Si bien es un trabajo que puedes realizar solo, no estaría demás pedir a un familiar que te ayude a sostener la persiana, sobre todo porque vas a tener que soltarla del eje y necesitaras de alguien que la sostenga para que no se dañe por caer al suelo.
Así mismo, tendrás que alcanzar el cajón del eje, por lo que muy seguramente necesitarás de una escalera. En estos casos, por precaución, lo recomendable es no trabajar solo.
Desmontar y montar la persiana
Primero, baja la persiana completamente, hasta su posición habitual de cubrir la ventana.
Abre el cajón del eje de la persiana, es probable que requieras de un destornillador para hacerlo.
Una vez abierto, suelta con cuidado los tirantes de la persiana del eje y retira la persiana.
Con la persiana separada del eje, puedes aprovechar de limpiarlas, lavarla o también cambiar alguna de las pestañas que se haya roto.
Desatornilla la placa metálica que sostiene la polea del carretel.
Ve al otro lado del eje y retira con mucho cuidado los tornillos que sujetan su extremo.
El eje debería estar listo para salir con solo unos empujoncitos suaves.
Puedes aprovechar para cambiar la polea en caso que este desgastada.
Como ves, el procedimiento es muy fácil y prácticamente igual para todas las persianas, lo que debes tener en consideración es cuidar que no se te enreden los tirantes de la persiana y recordar la posición de los tirantes dentro del eje. Trabaja con cuidado, no fuerces la persiana en caso de tener algún atasco.
De manera que, realizar el mantenimiento o cambio de tu persiana, no tiene por qué ser una tarea imposible o costosa, solo basta con seguir unos sencillos pasos y listos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies